Mi vecina es community manager

Social Camp Málaga
28 julio, 2014
De gurús y social media
31 enero, 2015
Show all

Mi vecina es community manager

Entre tanta profesionalización en el sector, tanto curso, tanto máster, tanto gurú y tanto experto en redes sociales, a veces se nos olvida cuál es la esencia de las redes sociales y el porqué de su éxito. En la base de todo, las redes sociales triunfan y han atraído a millones de usuarios porque son un patio de vecinos. Cualquier red social es en la actualidad una ventana donde puedes asomarte y enterarte al mismo tiempo de lo último que ha comido tu amigo, la última juerga de tu cuñada, la actualidad de tu ciudad, lo que lleva en portada cualquier diario nacional, lo grande que está tu sobrino, el último concurso de tu marca favorita o los propósitos para el año nuevo del amigo del exnovio de tu mejor amiga.

Todo esto subyace detrás de cualquier estrategia en redes sociales. O, al menos, debe estar presente. Aquí nadie ha inventado nada. Las personas llevan años siendo curiosas y queriendo saber de todo lo que les rodea. Y en estas circunstancias, el community manager no debe olvidar que, a la hora de gestionar una comunidad, debe convertirse en un vecino más de ese patio.

Es más, tengo una vecina que creo que podría ser la mejor community manager del mundo. Incluso sin saber usar una simple tableta o el último terminal de Apple. Ella, que es de la mejor comarca del mundo, la del Valle del Guadalhorce, conecta con la gente como nadie, sabe todo de todos y, si no lo sabe, pregunta siempre al que sabe hasta obtener la información. Responde a todo, es resolutiva y no se le va ni una. Controla a toda la calle, todas las casas, todos los vecinos. Es agradable, saluda y sonríe. Sabe cómo hablar con cada uno de sus vecinos y siempre está dispuesta a ayudar. Esto, trasladado a una red social, es lo que nunca debe dejar de lado un community manager. Y este es el trabajo que tenemos que hacer todos, tanto los gurús como los CM rasos. 

FOTO | Imagen de la obra teatral ‘Patio 19’, de la compañía El Espeto Feliz.

Comments are closed.